¿Sirven las Terapias alternativas para tratar el TDAH?

Son muchos los niños que tienen una actividad frenética diaria, no paran de correr, saltar, jugar, no hacen caso cuando los papás les hablan o les falta concentración.

Este trastorno de origen neurológico afecta a un 5% de los niños del planeta, provocándoles sobre todo un déficit atencional que puede afectar tanto a las actividades académicas como las tareas sencillas y cotidianas.

Algunos padres creen que existen otras alternativas a la medicación y de hecho existen, la hiperactividad infantil puede ser tratada con terapias alternativas.

Flores de Bach

La terapia de las Flores de Bach es una de las alternativas que se utiliza para que el niño adquiera una tranquilidad interior pero sin perder la actividad. La diferencia radica en la canalización de la energía la cual focaliza y permite una mayor concentración.

Los tratamientos con las Flores de Bach no tienen ninguna contraindicación.

Yoga para niños

A través de los ejercicios, los chicos logran relajarse y tener tranquilidad. El yoga trabaja a través de la respiración y hace que el sistema nervioso se vaya relajando.

Con los juegos y ejercicios los niños hacen respiraciones que los van tranquilizando. Cada postura se asocia a un animalito y se hace como un juego con un lenguaje para ellos.

 Los niños lo asocian de otra manera y cada uno puede estar en la postura el tiempo que pueda estar, también depende de la edad.

Mindfullness y Meditación

Mindfullness  es una técnica de meditación que consiste en prestar atención al momento presente, enfocarse en el “aquí y el ahora”. Ayuda a quienes la practican a ser concientes de sus pensamientos, emociones y sensaciones corporales en un determinado momento y tomando atención también al ambiente que nos rodea en ese preciso instante; observando y aceptando todo tal cual lo percibimos y sin juzgar.

Meditar ayuda al niño a observarse y conocerse. Aprenden técnicas para saber calmarse, observarse y decidir adaptar el comportamiento observado. Son ejercicios que trabajan las mismas zonas del cerebro que muestran actividad reducida en el TDAH y al igual que cuando hacemos ejercicio físico, se deben practicar regularmente.

Muchos niños con TDAH están en un estado de alerta continuo que no les deja concentrarse y memorizar lo que aprendieron. El saber relajarse ayuda al aprendizaje. Además el estar en el estado de alerta conlleva que muchos niños con TDAH sean impulsivos y no sepan parar y pensar antes de hacer. Entrenar a los niños a tener atención en el momento les permite de forma conciente tomar decisiones mejor pensadas y no ser tan impulsivos.

Similar Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *