Los Secretos de la Miel

Mary Ambrossi Terapias Alternativas Maldonado Uruguay Miel

Como el titulo lo dice en las siguientes lineas te vamos a estas contando alguno de Los Secretos de la Miel.

La miel de abejas es un alimento rico en propiedades beneficiosas para la salud. Ya desde la antigüedad la miel ha sido empleada para curar heridas y tratar enfermedades. Independientemente de la forma en que la empleemos, ya sea ingerida o de manera tópica, las propiedades y beneficios de la miel para la salud humana son muy amplios.  

Así, la composición de la miel de abejas la convierte en un alimento sano, nutritivo y delicioso, rico en nutrientes y propiedades antioxidantes.

Propiedades y beneficios de la miel de abejas

La miel es mucho más que un edulcorante natural. Se trata de un alimento funcional, cuyos beneficios van más allá de los propios de la nutrición básica. Es rica en antioxidantes, antibacteriana y con un fuerte poder hidratante. En su composición destacan: 

Minerales como el calcio, zinc, magnesio, hierro, potasio, cobre o el  fósforo

Vitaminas del grupo B, vitamina C, D y E

Ácidos orgánicos 

La miel alivia la tos y las molestias de garganta

Uno de los usos más extendidos de la miel es sin lugar a dudas el alivio de las molestias de garganta y su uso para paliar la tos.  Desde hace muchos años, se ha empleado este endulzante natural para prevenir y combatir los síntomas de gripes y resfriados; así como algunas infecciones. 

La miel reduce los niveles de azúcar en sangre

Aunque muchas personas piensen lo contrario, lo cierto es que la miel regula los niveles de azúcar en sangre. Esto es gracias al equilibrio existente entre los niveles de glucosa y de fructosa. 

La poción de fructosa facilita que la glucosa existente sea captada por el hígado, creando lo que se denomina glucógeno. Esta es una sustancia que abunda en el hígado y músculos del cuerpo, y que cuando el cuerpo lo precisa, puede convertirse en glucosa.  De este modo, el glucógeno pasa al corazón, el cerebro, los riñones y las células rojas de la sangre.

La miel favorece la recuperación del sueño

La miel no solo reduce el estrés, sino que también ayuda a promover el sueño. Al tomarla antes de acostarnos, nuestro cuerpo almacena glucógeno en el hígado provocando que el cerebro produzca una menor cantidad de orexina, sustancia relacionada con el insomnio, facilitando así el desarrollo del sueño.

Además, la melatonina presente en la miel regula el ritmo cardíaco y la reconstrucción de tejidos durante la noche.

La miel reduce el estrés metabólico

Cualquier tipo de estrés, independientemente de que su origen sea emocional, fisiológico o psicológico, se traduce en el cuerpo como estrés metabólico; proceso orgánico que permite ganar masa muscular.

La miel produce de forma natural glucógeno en el hígado,  lo que dificulta la liberación de las hormonas del estrés a lo largo del día.

Sin embargo, la miel no solo ayuda a controlar el estrés, sino que, gracias al azúcar, también favorece la concentración.

La miel combate el estreñimiento

Al ser un alimento prebiótico, la miel de abejas contribuye en la mejora de la flora bacteriana de forma natural. De este modo, ayuda a mejorar la salud digestiva de nuestro cuerpo.

Este efecto laxante de la miel se debe principalmente a los fructooligosacáridos (FOS), que funcionan de forma similar a la fibra y crean un efecto laxante suave.

La miel trata heridas y quemaduras

Las propiedades beneficiosas de la miel son conocidas desde hace muchos años. De hecho, hasta mediados del siglo XX  se empleaba este remedio natural para curar heridas e infecciones. 

Así, la miel de abejas ayuda a limpiar y desinfectar las heridas y llagas producidas por algunas bacterias. Esto se debe a que, a través de un proceso enzimático, la miel libera peróxido de hidrógeno, lo que explica sus cualidades antisépticas.

Similar Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *